grupo de auditores públicos GAP

Impuesto de Plusvalía Municipal

Inconstitucionalidad del Impuesto de Plusvalía Municipal.Impuesto Plusvalía Municipal

En escasos días se han producido dos resoluciones judiciales que confirman la postura que desde este despacho venimos manteniendo y defendiendo ante la administración y los tribunales: la ilegalidad del impuesto de incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, conocido comúnmente como plusvalía municipal.

Por un lado, el Pleno del Tribunal Constitucional ha acordado declarar inconstitucional la vigente regulación del Impuesto al considerar que no es expresiva de la capacidad económica del contribuyente, tal como exige la Constitución. Aunque la regulación declarada inconstitucional es la que contiene la norma foral que regula el impuesto sobre la plusvalía en Guipúzcoa, esta regulación es una copia de los artículos 104 y 107 de la Ley de Haciendas Locales, por lo que el pronunciamiento del Constitucional obligará a modificar la normativa estatal y no sólo la vasca.

Por otro, El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se ha sumado en su primera sentencia a la postura que ya antes marcaron los máximos órganos judiciales de otras comunidades autónomas respecto al Impuesto, que da la razón al contribuyente, declarando improcedente dicha tasa cuando un inmueble se vende por precio inferior al que se compró, confirmando así las sentencias que ya se repiten en distintos órganos jurisdiccionales.

El impuesto sobre la plusvalía es un tributo directo de naturaleza municipal que constituye una importante fuente de ingresos para los ayuntamientos. Grava el incremento del valor del terreno que se pone de manifiesto en una transmisión por cualquier título,estableciéndose su cálculo de forma objetiva, con base en el valor catastral del suelo, de forma que en cualquier caso el resultado es positivo, con independencia de que el incremento de valor que constituye el hecho imponible se haya producido en realidad o no.

Tanto el TSJA como el TC consideran que en esos casos gravar al titular con el impuesto de plusvalía carece de toda justificación razonable e implica que se sometan a tributación situaciones de hecho que no son expresivas de capacidad económica, lo que implica una vulneración del artículo 31.1 de la Constitución, conforme al cual  “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo (…)”.

Se ignoran, así, los supuestos en los que, en el momento de la transmisión, el contribuyente pueda acreditar que no se ha producido ese aumento de valor o que incluso el bien inmueble se ha depreciado, como ha ocurrido en numerosos casos en la práctica a consecuencia de la crisis económica y de la explosión de la burbuja inmobiliaria.

Algunos tribunales discuten el método de cálculo del impuesto incluso en supuestos en que sí se produce un beneficio en la transmisión, al estarse aplicando indebidamente la fórmula prevista para la determinación del tributo.

Si ha abonado el impuesto municipal en los últimos cinco años, no dude en consultarnos. Ponemos a su disposición nuestra dilatada experiencia y los mejores profesionales.

Deja un comentario

*

captcha *